Inicio » Prevención » Resistencia a los antibióticos y el enfoque One-Health

Resistencia a los antibióticos y el enfoque One-Health

La resistencia a los antibióticos y el enfoque One-Health de la OMS , también conocido como «Una salud», se comentan en una revisión en Gut Pathogens. Con One-Health se pretende implicar a múltiples sectores para conseguir mejorar en salud pública. Particularmente, son tres los ámbitos de trabajo priorizados: inocuidad alimentaria, zoonosis y resistencia a los antibióticos.

Con frecuencia, la resistencia antibiótica a determinados microbios es transmitida entre animales y humanos. Por ello, para conseguir medidas eficaces para frenar esta situación se requiere un trabajo coordinado entre ambos ámbitos. Por un lado, los sectores salud animal y salud pública, por el otro, el medio ambiente, escenario común para ambos. Ver Esquema.

La resistencia a los antibióticos causa 700.000 muertes en el mundo cada año.

Debido a la resistencia a los antibióticos fallecen 700.00 personas cada año en el mundo. Ahora bien, interesa distinguir entre resistencia a los antibióticos intrínseca (natural) de la adquirida. Mientras que, la resistencia natural hace referencia a las propiedades de la bacteria para que el antibiótico no funciones. En la resistencia adquirida, los cambios se han producido en una bacteria que anteriormente era sensible a ese antibiótico.

Mecanismos de resistencia antibiótica. Ver Esquema.

  • Impermeabilidad de la membrana celular.
  • Modificaciones en la estructura celular.
  • Inactividad enzimática.
  • Vías metabólicas alternativas.
  • Bombas de eflujo.

Probablemente, uno de los aspectos que requiere mayor atención es el uso racional de antibióticos en salud humana y animal. Lo más importante, capacitar a todos los profesionales prescriptores en el uso óptimo de los antibióticos. En consecuencia, se requiere dominio respecto a idoneidad, dosis, duración, combinaciones, vías de administración, así como las posibles alternativas. Aún más, no olvidar el desequilibrio de la flora intestinal, que hay que evitar, o en cualquier caso, intentar corregir.

José Antonio Gelpi Méndez | Director de Divulgación Médica en Cualtis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *