Inicio » Novedades » Síndrome del intestino permeable, escenario de muchos males.

Síndrome del intestino permeable, escenario de muchos males.

El Síndrome del intestino permeable es una situación en la cual la mucosa intestinal no cumple su función de barrera. Como resultado, permite que bacterias patógenas y toxinas pasen de la luz intestinal a la mucosa intestinal y origine trastornos en el organismo. Cabe destacar, el creciente interés en la comunidad científica por este problema de salud. Sin dudas, la microbiótica intestinal sigue siendo la gran desconocida, aunque cada día aprendemos algo más de ella. En contraste, la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades no la tiene incluida como una entidad clínica.

Factores relacionados con la regulación de la barrera intestinal:

  • Uniones estrechas.
  • Microbiótica intestinal.
  • Capa de moco.
  • Motilidad intestinal.
  • Estado inmunitario.
  • Integridad de las células epiteliales.

Lo más importante, las células de la barrera intestinal mantienen un equilibrio permitiendo un intercambio natural dentro del intestino. Ese espacio es conocido como uniones estrechas. En condiciones normales impiden el paso de bacterias y antígenos dañinos al organismo. Del mismo modo, dejan pasar vitaminas, minerales, agua y demás nutrientes necesarios para mantener un buen estado de salud.

Las principales enfermedades relacionadas con el Síndrome de intestino permeable (SIP) son:

  • Enfermedad inflamatoria del intestino.
  • Síndrome del intestino irritable.
  • Enfermedad celíaca.

Otras situaciones clínicas donde se ha podido observar disfunción en la barrera intestinal:

  • Diabetes mellitus.
  • Hígado graso no alcohólico.
  • Trastornos del comportamiento.
  • Enfermedad de injerto contra huésped.
  • Consumo de alcohol.
  • Infección por clostridium difficile.
  • Quimioterapia.
  • Infección por Echerichia coli.

¿Cómo restablecer la permeabilidad intestinal?

En primer lugar, tratar la enfermedad relacionada con el SPI para intentar mejorar el equilibrio de la barrera intestinal. Igualmente, evitar las noxas que dañan dicha barrera, particularmente los antibióticos.  Aún más, tanto los prebióticos (carbohidratos no digeribles) como los probióticos (yogurt) ayudan a reducir la permeabilidad intestinal.

Probióticos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

José Antonio Gelpi Méndez | Director de Divulgación Médica en Cualtis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *